domingo, 11 de agosto de 2013

Isla Ilusión




 Zarpé en un barco fantasma, sin rumbo ni destino. Y durmiendo de día, oteando el horizonte de noche, envuelta en ecos de cantos piratas, surqué los siete mares.

Un día, al amanecer,  divisé una isla y me acerqué a ella. Un fantasma me tocó el hombro y me entregó un pergamino. Era el mapa de Isla Ilusión y riendo a carcajadas me empujó fuera del barco.

Siguiendo el mapa llegué a un acantilado por el que tuve que trepar desgarrándome las manos, hasta llegar a una abertura en la pared.

Entré en la cueva y seguí las indicaciones del pergamino. Así llegué a una estancia con dos puertas iguales cerradas. El mapa sólo decía que había que elegir una y abrirla. Las estudié, me acerqué para escuchar, pero no obtuve ninguna pista. Las toqué con mis manos ensangrentadas y cerré los ojos.

La de la izquierda me transmitió una hermosa melodía, luz de luna, calor de abrazos apasionados… En la de la derecha noté el tacto de una mano sobre la mía, luz del sol, serenidad…

No tuve ninguna duda. Di media vuelta y salí sin abrir ninguna, para volver a mi barco, con mis fantasmas.





Lily Kershaw - "As it seems"

2 comentarios :

  1. Esos fantasmas son los peores, Patricia; se esconden atrás de las puertas y seducen con engañosas y serenas voces. Me quedo con la intriga de saber lo que esconden las puertas, un personaje precavido el tuyo. Mejor fantasma conocido que espectro por conocer, ¿no?
    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, la has encontrado...
      Cuánta razón tienes.
      Un abrazo

      Eliminar