miércoles, 14 de agosto de 2013

Mi gallina




Sospechaba que tenía pájaros en la cabeza, pero no esperaba tener una gallina ponedora. Por eso olía a huevos fritos en los electroshocks…

Tengo un plan de fuga con un secreto dentro de otro secreto. Tanta empanada mental es lo que alimenta a mi gallina.

Le estoy buscando un nombre, pero no se me ocurre ninguno apropiado. La dignidad de una gallina es muy delicada y podría dejar de poner.

¿Y no necesitará un compañero? Tiene que sentirse muy sola en esa inmensidad vacía de mi cabeza. Sí, creo que le voy a buscar un gallo.

Pero tiene que ser un gallo que esté a la altura. Mi gallina y yo somos muy exigentes y pedimos seriedad, nada de venir a mariposear.

Dicen que somos malas, pero no hagas caso, que tenemos mucho que ofrecer: ella, huevos y yo... algo sé que tenía, pero ahora no me acuerdo.

Así que ya sabes, abrimos plazo de preinscripción. Si eres un caballero y tienes un gallo de corral en la cabeza, presenta tu currículum.




Helen Austin - "Lovely"