viernes, 23 de agosto de 2013

Secretos de la vida







Compré un cuaderno y en la tapa escribí como título “Secretos de la vida: Atrévete a contar el tuyo”.

Escribí el primer secreto, el mío: “Me siento tan diminuta que, si no fuera porque sus abrazos me hacen crecer, me habría extinguido”.

Salí de casa y tomé el tranvía. Sin que nadie reparara en mí, dejé el cuaderno sobre un asiento y retrocedí hasta otro desde el que podía verlo. Pasé la mañana haciendo el recorrido de la línea y viendo como jóvenes, mayores y niños lo cogían y escribían concentrados.

Al mediodía lo recogí y, sin atreverme a abrirlo, me lo llevé a casa. Allí, curiosa, empecé a leer.

– “A veces me altera hasta la locura, pero no podría vivir sin ella”.
– “Después de 50 años, aún me preocupo cuando sale de casa, por si no vuelve”.
– “Me gustan los bocadillos de chorizo con chocolate”.
– “Cuando nadie me ve, hablo sola. ¿Y qué?”.
– “Por ella sería capaz hasta de ducharme todos los días”.
– “Me gusta la sonrisa de sus ojos, pero nunca se lo podré decir”.

He dejado de sentirme sola porque he entendido que, debajo de nuestras máscaras, todos buscamos lo mismo: seguridad, un poquito de cariño, algo de comprensión... Ahora, cuando subo al tranvía, observo las caras de las personas que me rodean y les sonrío imaginando sus secretos. Y sé que algunas se dan cuenta porque me devuelven la sonrisa.

Y tú, ¿me cuentas tu secreto?





Jess Penner - "All Smiles"

No hay comentarios :

Publicar un comentario