lunes, 16 de septiembre de 2013

Cita soñada


Desperté una mañana y encontré una nota sobre la almohada que decía “Te espero”, pero no tuve dudas de que estaba soñando y rompí el papel.

Me levanté y me duché y al salir de la bañera vi que el vapor había formado una frase en el espejo, “Ven, por favor”. Tranquilamente la borré con la toalla.

Para desayunar preparé café y abrí la nevera con hambre. Mágicamente apareció una tarta con una palabra de nata, “Encuéntrame”. Corté el pedazo del “me” y me lo comí. Después miré por la ventana para ver qué tal día hacía y admiré lo bien hecho que estaba ese sueño al ver las nubes formando un “No estoy lejos”.

Decidí seguir con mis rutinas, así que salí y camino del trabajo fui leyendo los nombres de las calles: “Te echo de menos”, “Dame la mano”, “Te necesito”. Un niño que pasaba me cogió del brazo y me dijo “No vayas a trabajar, ve al parque” y salió corriendo. Pensé que no tenía nada que perder porque aún faltaba un rato para que sonara el despertador y allí me dirigí.

El parque estaba desierto y me senté en un banco desde el que podía contemplar cómo trabajaba un jardinero. Le vi cortar malas hierbas, podar con cuidado, regar y cortar la rosa más bonita. Se acercó a mí y me la ofreció. Desde lejos ya había intuido que era él y temblé al aceptar la flor.

- Vámonos de aquí – me pidió.

- ¿Adónde?

- Donde tú quieras.

Pensé un momento y no dudé: Quédemonos aquí.

                                                         Y olvidé que tenía que despertar.




Wild Child - "Pillow Talk"




1 comentario :

  1. Un sueño poco reparador porque no has parado en todo el rato. :) Aunque ahora que ha encontrado a su jardinero quizá no quiera despertar nunca.

    ResponderEliminar