viernes, 17 de enero de 2014

Tumbas anónimas


Hoy, al venir a verte, he descubierto en el sendero de la entrada a dos ardillas que corrían jugando. Las he seguido y me han llevado a un rincón en el que dos tumbas están unidas por una misma lápida, sin más inscripción que un año grabado en medio, 1852.
Las tumbas anónimas, he oído que decía alguien a mis espaldas. Era el sacerdote que ofició tu funeral y me ha contado la historia de las sepulturas sin nombre.
Una mañana de noviembre de 1852 encontraron los cuerpos de dos muchachas abrazadas en la playa. No fueron identificadas y nadie las reclamó.
La única pista fue un verso que una de ellas llevaba en un papelito doblado, junto a su corazón: “Amantes clandestinas, viajeras fugitivas, tumbas anónimas”.  ¿Premonición o destino? Para aquella época, un escándalo que había que tapar.
¿Sabes, Luis? Te imagino llamándome melodramático. Pero la historia de esas chiquillas ha reconfortado algo mi dolor por tu ausencia. Porque he sentido de golpe la fuerza de nuestro amor, firme y tierno, valiente, ajeno a las críticas. Y que siempre me hará buscar tu rastro junto a mis huellas al andar sobre la nieve de esta gélida realidad.


Mikel Erentxun - "Detalle del miedo"

7 comentarios :

  1. Ya conocía este relato tuyo en "Esta noche te cuento", pero me ha encantado leer otra vez este canto al amor en cualquier forma o condición. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel. Es mi forma de dar un poquito de calor en estos tiempos púrpuras y fríos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Un texto valiente que rezuma amor. Beso!

    Bea C.E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bea. Lo publiqué en ENTC con un poco de miedo pero ha sido muy bien recibido.

      Eliminar
  3. Muy triste y muy buena esta historia de amor, Patricia. Me gusta que las tumbas anónimas sean la excusa y el contrapunto de la historia de los personajes masculinos, y digo personajes porque si bien uno ya ha muerto sigue siendo aludido y de alguna manera convocado por el otro. El titulo del texto es ina invitación a resolver el misterio.

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariángeles. Iba a escribir primero la historia de las chicas pero decidí hacer un relato introductorio como ensayo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. A pesar de todo, yo sigo creyendo en el amor verdadero...

    ResponderEliminar