jueves, 27 de marzo de 2014

Las teclas del piano



Juré que nunca más volvería a tocarlas pero, al encontrar hoy la tapa abierta y contemplar su brillo, me he traicionado por primera vez después de tantos meses.

Sólo pretendía sentirlas con un dedo, recorrer el borde del teclado para que supieran que sigo aquí y que las recuerdo. Pero su tacto frío y suave ha electrizado mis dedos y he tenido que sentarme para dejar que bailaran sobre los reflejos blancos y negros, con caricias contenidas.

Daría mi alma por hacerlas vibrar de nuevo, pero son muy exigentes y no me atrevo a decepcionarlas. Con la mano sana he cerrado la tapa y he puesto en marcha el metrónomo, que ya sólo me sirve para marcar el compás de mi desdichada melodía.




Diana Krall - "Cry me a river"

3 comentarios :

  1. Es muy hermoso este mini, Patricia, tiene mucha visualidad y mucha poesía. Qué bueno que ahora lo publicás en tu blog, justamente estaba esperando que lo hicieras para dejarte el comentario.

    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariángeles. Ya sabes que me lo inspiró el Fantasma de la Glorieta y lo que me dijo me tiene todavía en la estratosfera. Creo que no voy a bajar ya nunca.
      ¡Abrazos espaciales!!!

      Eliminar
  2. Me encanta los cuento que una palabra en el parrafo final ese contada toda la historia.

    ResponderEliminar