sábado, 5 de abril de 2014

Páginas de mi vida



Yo tenía una granja en África, en lo alto de una montaña mágica, donde las cumbres eran borrascosas…
Antes, cuando fui mortal, había vivido en una ciudad de cristal, en una casa desolada que abandoné tras el sueño de una noche de verano, siguiendo el rumor del viento en los sauces.
Llegué a las nieves del Kilimanjaro y encontré el jardín olvidado de mi vida querida. Confieso que he vivido en busca del tiempo perdido, atrapando las partículas elementales de la espuma de los días.
Una mañana, tras mil y una noches, escuché el grito de la lechuza que me dijo que había un marinero en tierra que, con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela, podía llevarme a la isla del tesoro. Me dejé tentar por las doradas manzanas del sol, me transformé en la mujer del pirata, hija de la fortuna, y dejé de ser la dama de las camelias.
Ahora regento el club de la buena estrella, un lugar en el que celebro el desorden de tu nombre y, donde, si vienes, descubriremos juntos los juegos de la edad tardía.


Lisa Hannigan - "Lille"

4 comentarios :

  1. ¡Qué lindo, Patricia! Me encantó cómo fuiste narrando las páginas de tu vida a partir de títulos y partes de otras obras literarias, eso habla de buenas lecturas, gran conocimiento y mucho ingenio. La ilustración que acompaña, una hermosura.

    Cariños, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mariángeles! Este relato es muy especial para mí y he querido publicarlo hoy, después de una mañana literaria, bonita y sencilla a la que he asistido.
      Abrazos fuertes.
      Patricia

      Eliminar
  2. Qué ocurrencia tan original y con tan buen resultado. No me parece nada fácil darle sentido a un relato de este modo. Bravo! (Y suerte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bea. Siempre dudo mucho sobre mis escritos, pero comentarios como el tuyo me animan a seguir siendo la loca de la casa.
      Un beso grande.

      Eliminar