sábado, 31 de mayo de 2014

I Concurso de Twitrelatos Diapasongs

http://diapasongs.com/ 

I Concurso de Twitrelatos Diapasongs

 

 

Mi amigo Ángel Sáiz Mora y yo hemos sido los ganadores del concurso de relatos en 140 caracteres, a través de Twitter, convocado por la empresa de impresiones sonoras Diapasongs

Los premios han consistido en la recreación en audio de nuestros twitrelatos. 

 

 Primer Premio

Cerró los ojos y dejó hacer al acupuntor. Disipado el sueño, un alfiler le atravesaba en medio de la colección de insectos.”
 de  Ángel Sáiz Mora (@ASaizMora)

En video: http://youtu.be/cVQ2HWbGG-s

 

Segundo Premio

Siempre en la misma mesa y el mismo menú. Cuando murió siguieron sirviéndole por costumbre y él siguió pagando por educación.”
de Patricia Richmond (@PatriciaRichm_)

 

¡Y en video! http://youtu.be/kp28pk9ZX5M


¡Gracias, Diapasongs!

lunes, 26 de mayo de 2014

microSeñales de Humo

http://www.bubok.es/libros/231774/microSenales-de-Humo

Ya os he contado alguna vez que soy una princesa india camuflada y que vivo en Zaragoza, haciendo el indio lo que mis obligaciones y mis paranoias me permiten.
Tan alejada de mis praderas, comprenderéis lo que significa para mí haber encontrado en esta tierra mortal un hermano de sangre, primo hermano de tribu.
Dejadme que os recomiende el libro “microSeñales de Humo”, que acaba de publicar David Moreno Sanz, microrrelatista con mucho oficio a sus espaldas y ganador de numerosos premios.
En él, David ha recopilado 123 de sus mejores microrrelatos que destacan por una característica común: la belleza de lo breve.
En cuentos de una sola línea zigzagueante o en otros de poco más de 100 palabras, la sorpresa nos espera en historias que, siguiendo el rastro de sus señales de humo, acaban por armarse en nuestra conciencia, sobre lo cotidiano, lo fantástico y hasta lo sobrenatural de nuestras vidas.
Os dejo con mi relato preferido y juzgad por vosotros mismos.

ROMPECABEZAS
De Sara me he quedado sus ojos verdes, de Noelia sus labios carnosos, de Alicia su cabello negro azabache, de Cristina sus largas piernas, de Patricia su generoso corazón y así he ido recomponiendo a la mujer de mis sueños. Ahora con las manos manchadas de sangre me pregunto qué hacer con todas las piezas que sobran.
David Moreno Sanz

domingo, 18 de mayo de 2014

Miradas malditas


No se atreven a mirarnos.
Al atardecer, cuando salimos de las cuevas, las contemplamos desde la distancia. Zambullidos en el agua, oímos sus gritos de admiración con cada pirueta, pero temen acercarse.
Nosotros las llamamos a través de un chapoteo de guiños escondidos, sabiendo que para ellas son reclamos prohibidos.
Advertidas del peligro de nuestros ojos, la tentación las acerca hasta la valla y, a veces, durante unos segundos, podemos sentir la caricia de sus almas curiosas. Entonces lanzamos cantos de amor para enredarlas en nuestros sueños y hoy, con el último rayo de sol sobre las aguas, he recogido un suspiro. 
Pero la maldición ha actuado, como siempre, y ha escapado antes de poder prenderlo en mi mirada perdida de hombre pez.

 

Vetusta Morla - "Maldita dulzura"

jueves, 15 de mayo de 2014

Primavera de Microrrelatos Indignados 2014

http://lacolinanaranja.blogspot.com.es/2014/05/primavera-de-microrrelatos-indignados.html?spref=tw



La Primavera de Microrrelatos Indignados pretende que el 15 de mayo de 2014 la red se llene de microrrelatos indignados que denuncien el avance de la desigualdad social, las injusticias, los abusos de poder, las humillaciones colectivas, las corrupciones impunes o la desprotección social que en los últimos tiempos estamos padeciendo. 


Querido maestro

Hacía muchos años que había perdido el contacto con don Emilio y contemplarle allí, desnudo en la azotea y lanzando proclamas a favor de la república, heló mi corazón.

Había sido mi maestro durante varios cursos de primaria y nos enseñó a reflexionar sobre el valor del ser humano, debatiendo sobre la sociedad que nos rodeaba.

Aunque no había vuelto a verle había seguido estando muy presente en mi pensamiento. No en vano él había forjado mi vocación de servicio social que me había llevado a querer ser bombero.

Y esa noche, al acudir al aviso de que había que desalojar a un loco que se había encerrado en la azotea de su casa y reconocerle, fui yo el que se derrumbó.

Mi querido maestro había terminado convertido en una víctima más de los injustos recortes sociales provocados por la crisis económica. Tenía que subsistir con una exigua pensión, sin ayudas, cada vez más enfermo a causa de la mala alimentación y del frío, pues no podía pagar la calefacción en invierno.

“El abuelo no se toma las pastillas desde que las tiene que pagar, pero está más distraído gracias a las voces de su cabeza…” me contó una vecina. En su senil demencia creía estar luchando contra el régimen franquista y organizaba en su cabeza mítines que lanzaba al vecindario con pasión juvenil.

Subí al tejado, le abrigué con mi chaquetón reglamentario y me lo llevé de allí. A mi casa, conmigo, donde, hace unos días, murió en paz. 
 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Las siete vidas del gato



Nosotros los insomnes vivimos al borde de la locura. Con el peso del cansancio cuando debemos estar despiertos y el lastre del desvelo cuando toca dormir.

Hace tantos días que no duermo que lo veo todo en blanco y negro, sin fuerzas para enfocar la realidad, dejándome llevar por la rutina. Podría seguir así, viviendo de puntillas, si no fuera por ese maldito gato. Me lo encuentro en todas partes, mofándose,  paseando ágil y elegante ante mí, echándome en cara mi torpeza y aturdimiento.

Pero no es muy listo. Ya le he matado de seis formas diferentes. Esta vez será la última… Esperaré a que aparezca, cerraré muy fuerte los ojos y me tomaré todas las pastillas rojas. Sé que así se irá para siempre y yo podré, por fin, dormir.


The Cure - "Lullaby"


http://lamicrobiblioteca.blogspot.com.es/2014/02/microrelats-de-gener-microrrelatos-de.html
Relato finalista en la edición de enero de 2014