jueves, 8 de mayo de 2014

El desorden de mi nombre


Dino Valls - "Filum"


– Pero tú, ¿cómo te llamas?

Y tengo que pensarlo… Mi psiquiatra pone cara de pena cuando se lo cuento. Pero qué sabrá él de nombres, si se pasa el día hurgando en cerebros ajenos, sin mirar dentro del suyo.

Todo comenzó en una montaña rusa. Intrépida como soy, me monté en la más alta que encontré, sin calcular que el peso que llevaba encima me podía hacer descarrilar. Y así fue. Mi nombre me pesaba como un acordeón y, cuando tocó bajar, me hizo salir de los rieles y recibir tortazos por todas partes.

– Son los golpes de la vida.
– Cállese doctor, que usted no tiene visado para este lado de mi cabeza.

Pues eso. Mientras iba cayendo, las letras de mis pensamientos se me salieron por los ojos. Y, a trompicones, fui juntándolas, hasta que terminé el puzzle que completó mi nombre, el verdadero, contando, ellas solas, la historia de mi vida. 

Se han atado a mi cabeza porque tienen miedo de que las pierda. No saben que me han impulsado tan alto que he salido despedida y ahora vuelo por encima, incluso, de mi propia locura.


 
ara encontrarme
 
bre los ojos.
 

iende las velas,
 

ema bajo las estrellas,

za la Jolly Roger.

uando se acabe el mundo,

luminada por la luna,

 
lcanzarás Tortuga.


              Y alli búscame en la Taberna


 


Luthea Salom - "Be me"