jueves, 17 de julio de 2014

Lenguaje de magos



Cuando sea mayor seré mago.
Como el que vemos todas las mañanas mamá y yo desde el tranvía, en la parada de la plaza España, preparado para ejecutar el poder de su magia en cuanto paramos.
Antes de que nadie se acerque, con un elegante pase de sus manos recorriendo en el aire la puerta que tiene más cerca, hace que se abra sola. Yo doy codazos para acercarme a la ventanilla y le aplaudo cada día. Él extiende la mano y algunas personas le dan monedas. Eso es porque es un mago muy bueno, le digo a mamá.
A veces me ve y me guiña un ojo. Esos días son especiales porque la mirada del mago me da buena suerte.
Los fines de semana practico trucos y me imagino bajando del tranvía y demostrándole mis habilidades mágicas. 
Hoy, mientras comíamos en casa de los abuelos, ha salido en el telediario y mamá ha dicho que no lo vamos a volver a ver en una larga temporada. Se lo llevaba la policía y han dicho que había entrado a robar en una joyería. Pero yo sé que no es cierto. Habrá abierto la puerta para practicar, como yo los fines de semana, y ha sonado la alarma. Lo sé porque cuando entraba en el coche patrulla se ha vuelto a la cámara y me ha guiñado un ojo.


Jarabe de Palo - "Depende" 


http://lamicrobiblioteca.blogspot.com.es/2014/06/microrelats-de-maig-microrrelatos-de.html
Relato finalista en el mes de mayo de 2014

2 comentarios :

  1. Enhorabuena Patricia, este sensacional micro debía estar aquí.

    Un saludo Indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David! Aunque nadie va a creerlo, este mago existe y le he visto varias veces abriendo mágicamente las puertas del tranvía.
      Un abrazo.

      Eliminar