jueves, 24 de julio de 2014

Paloma



Había llegado el día.
Ante la puerta abierta pasaron en unos segundos las imágenes de toda una vida en la tienda, despachando aceitunas y cortando bacalao. Recordó los madrugones para dejar la casa organizada, las preocupaciones por el porvenir de los hijos…
Había sido una buena vida pero le había faltado algo, una pasión secreta. Y decidió hacer realidad su fantasía como premio de jubilación.
Se acurrucó entre los brazos del joven, sintiéndose avergonzada porque tenía edad para ser más que su madre, pero dejó que sus caricias la tranquilizaran y, a su señal, saltaron juntos del avión.


Gipsy Kings - "Volare"