jueves, 23 de octubre de 2014

Arriba el telón

Ilustración de Miriam Jordán

Espejo, espejito mágico, esta noche tengo un presentimiento y tenemos que esmerarnos.
¿Sombra de ojos? Azul… Mucha, para que cuando me mire crea estar en el cielo.
La raya bajo el párpado, negra, muy negra… Un aire de misterio les vuelve locos.
Máscara de pestañas para estirarlas hasta la luna… Para que sepa que soy una romántica.
Mejillas embadurnadas de colorete para que las estrellitas queden bien pegadas y sus destellos le hagan creer que soy una criatura mágica.
Los labios, rojo pasión… Promesa de lo que va a encontrar.
Tú sabes que ya no quiero casas en Chelsea, ni dinero, ni estudiantes de Cambridge, ni millonarios que me lleven a África a cazar tigres con pieles de cordero. Sólo quiero un hombro que me regale su calor. Nada más.
¿Oyes la música? Ya han subido el telón y puede que ésta sea la noche en que mi suerte cambie y ya no me toque perder. Corre, espejito, termina de ponerme guapa, que tengo que cantar sólo para él. Para que sepa que conmigo la vida puede ser… ¡Un cabaret!


Liza Minelli - "Cabaret"

2 comentarios :

  1. No me canso de leer este relato allá donde lo veo, de verdad que te ha quedado redondito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ángel! Actitud positiva ante todo... porque esta vida no es más que un cabaret, pero de verdad.
      Abrazotes.

      Eliminar