jueves, 20 de noviembre de 2014

Los asesinos de nariz postiza



Era mío y me lo mataron. Ahora tengo un hueco vacío y una tontera muy grande encima. Lo echo de menos, sobre todo por la noche, que hace más frío…
Yo era trapecista, la más audaz y atrevida del Circo de la Risa. Los aplausos atronaban la carpa con cada una de mis acrobacias y me hacían reír y volar muy alto. Y pasó lo inevitable… Los payasos se mosquearon.  Son las peores personas que habitan los circos, aunque tal vez no sea culpa suya. Tened en cuenta que, en realidad, es muy triste que su éxito dependa de que se rían de ellos. Al fin, son humanos.
Pusieron en mi contra a la dirección, que me exigió que devolviera el protagonismo de la risa a quien por derecho correspondía. No hice caso y seguí volando y provocando el entusiasmo de un público cada vez más entregado.
Y hasta ahí llegué. Cambiaron mi número por otro de focas cantarinas y me arrancaron el corazón. Me dijeron que, por necesidades de servicio, tenía que dejar la pista y dedicarme a la limpieza del carromato de los payasos. Y eso sí que no.
Partí al exilio y dejé abandonado un jardín que cuidaba, lleno de orquídeas y calabazas. Pero lo han arrasado y lo han inundado de sal para que nada vuelva a brotar de él. Así de mezquinos y envidiosos son los payasos, amigos. Sí, porque en el circo ahora mandan ellos y no soportan que el recuerdo de la pequeña trapecista aún arranque alguna sonrisa.
Si alguien tiene un corazón de sobra, que me lo mande, por favor, que hace frío en las barricadas. Las noches de guardia son muy largas y tengo miedo de acabar con la nariz roja, como ellos. Lo cuidaré bien, os lo prometo por mi alma fugitiva que nunca se rendirá y jamás será esclava de fantasmas con la cara pintada. Por mi trinchera, ¡no pasarán!



María José Hernández - "Guárdate"

4 comentarios :

  1. Te regalo un corazón
    mitad de lobo y mitad dragón <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cuidaré muy bien y usaré su fuerza para que mi risa llegue hasta las estrellas. :)

      Eliminar
  2. La risa, ese tesoro que no es patrimonio exclusivo de los payasos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel! Aprovecho tu comentario para prometer públicamente que jamás volveré a escribir nada tan patético. Pero no sabéis lo que me he reído...
      La Liga Antipayasos también te da las gracias por el apoyo.
      Besos!

      Eliminar