jueves, 12 de febrero de 2015

Destellos azules (Revista Penumbria)

Obra de Igor Morski

Cuando conté a mis amigos que había escrito un cuento de ciencia ficción se les cruzaron los ojos y exclamaron “¡Oh, qué valiente!” Y se partieron de risa. Todos.
Y es que yo soy como la Penny de The Big Bang Theory. Educada en las letras puras e incapaz de comprender las leyes físicas más simples, me parezco a ella en que mi pareja es un científico. Químico, informático, electrónico, matemático, un poco de todo, como los buenos chicos de ciencias.
Él me habla de nanotecnología, de impresoras 3D, de redes neuronales, del bosón de Higgs… mientras yo sonrío sin cruzar los ojos, intentando disimular el dolor de cabeza.
Le di mi relato, sin mencionar el género. Lo leyó, me miró asombrado y me abrazó. No tiene mérito porque, en realidad, soy una experta en la ciencia de desentrañar misterios insondables. Esos que explican la atracción de los polos de distinto signo y que hacen que me derrita al contemplar el brillo de sus ojos verdes cuando me explica, con arrebatada pasión, las aplicaciones del grafeno.
Hice un pacto con el diablo y los chicos de la Revista Penumbria se han visto obligados a publicarlo este mes.
Aquí os dejo Penumbria 24, un número dedicado a la Ciencia Ficción. Espero que disfrutéis con la lectura de los magníficos relatos seleccionados y que terminéis de leer el mío, “Destellos azules”, al menos, con una sonrisa.

Portada de Luis Alberto Montiel





Pincha en la revista para acceder al número completo



María José Hernández - "Círculos concéntricos"

4 comentarios :

  1. Gente de ciencias abierta a las letras, gente de letras que se adentra las ciencias, buena gente toda, y no es ficción.
    Enhorabuena otra vez
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realidad que parece ficción o ficción que podría ser real...gente que lee y gente que escribe para reflexionar y soñar.
      Un abrazo con beso, escritor.

      Eliminar
  2. Muy majo, algo me sonaba a conocido, quiero decir el dolor de cabeza, je je.
    Un abrazo a ti y al científico
    E.R

    ResponderEliminar