jueves, 19 de febrero de 2015

La anatomía del viajero

Obra de Caras Ionut

Yacía sobre la camilla y nosotros seguíamos atentos las explicaciones del forense.
Le quitó el sombrero, le abrió el cráneo y una aurora boreal ascendió desde el interior de su cabeza hasta el techo del aula. Nos acercamos para admirar la delicadeza con la que el profesor le levantaba los párpados. Sus ojos mostraron un paisaje helado en la retina derecha y la imagen de una bella mujer desnuda en la izquierda.
Siguió cortando y separando para dejar el pecho al descubierto. Allí un reloj parado ocupaba el lugar en el que había latido un corazón.
Examinamos los restos atrapados bajo sus uñas: espinas, fragmentos de cristal… Era evidente que, en sus últimos momentos, se había aferrado a una situación dolorosa.
¿Causa de la muerte? Me arriesgué y respondí que era un caso de muerte por asfixia a causa de la zozobra en que el alma está metida cuando comprende que ha perdido la esencia que daba sentido a su existencia.
Entonces el viajero se levantó, recogió su sombrero y me lo colocó en la cabeza. Ve a buscarla —me pidió— y suplícale que me perdone. 
Le pregunté el nombre de su amada. Libertad —suspiró. Y volvió a la camilla.


Georges Moustaki - "Ma liberté"

Canción elegida para este relato por Ginette Gilart, de "Esta noche te cuento".

No hay comentarios :

Publicar un comentario