jueves, 30 de abril de 2015

Suspiros de Madeleine


No habían exagerado; la fila daba la vuelta al convento.
Entró. Las monjas despachaban sonrientes las magdalenas que habían enloquecido a media ciudad.
Se identificó y entró en la cocina. Exigió la receta y la madre superiora se la recitó tras quitarse el delantal y tirarlo en un rincón: Trituramos penas, elevamos sueños y horneamos con amor.
Probó una y su ceño de inspector de Sanidad se borró al instante. Suspiró y se fue a hacer fila con los demás clientes.
Las monjas rieron y recogieron el delantal que tapaba a María, su planta de hojas largas y puntiagudas, como los brazos de una estrella.




Playing for Change - "Don't worry be happy"

8 comentarios :

  1. Dulces madalenas y unas letras que son el mejor postre.
    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pastas de sencillez con una pizca de picardía. No hace falta más....
      Bueno si, muchos abrazos para repartir. :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Raúl! Lo mandé al concurso de los ascensores y no me he comido ni una magdalena, como los restantes 3.399 participantes. :)

      Eliminar
  3. Fantástico final!! jajja felicidades a tí y a las monjas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Eva! Pásate cuando quieras a merendar.

      Eliminar

Al comentar aceptas la Política de Privacidad de este blog (consúltala en la pestaña superior Aviso Legal y Política de Privacidad), que incluye la de Google. La Puerta de la Esperanza no almacenará tus datos para ningún fin. Estoy esperando que Google incluya en Blogger una casilla de verificación para que indiques que eres conocedor de estos términos y que estás de acuerdo con ellos al comentar.