jueves, 10 de septiembre de 2015

El demonio de los caramelos




Una tarde me pidió que entrara en la trastienda, donde guardaba unos caramelos nuevos para mí.  Dijo que debía desnudarme. Al quitarme la gorra me miró asombrado y, al desprenderme de las botas, la impresión le fulminó. Aproveché para rascarme las pezuñas y salí con los bolsillos llenos de dulces.
 


 https://itun.es/mx/j1Kw9.l
Christina Aguilera - "Candyman"





Relato incluido en la Antología