jueves, 28 de enero de 2016

Evolución



Dicen que lo llevamos escrito en los genes, que es una ley natural. Y me llaman antigua por seguir protegiendo mi piel blanca del sol, por sentir nostalgia de los días en que podíamos surcar el cielo nocturno.
Echo de menos cómo la calidez de la sangre, al bajar por mi garganta, al abrigo de las sombras, iba despertando cada una de mis células hasta provocar el estallido de todos mis sentidos, ebrios de poder.
Cada vez que firmo un desahucio o un despido me invade el instinto de elevarme sobre esas criaturas desvalidas y es entonces cuando más siento la ausencia de lo que la evolución nos ha extirpado. Me gustaría poder envolverlos dentro de ellas para paladear el néctar de sus almas miserables en una soledad íntima y más personal.
Ellos, ingenuos, creen que sí, que se puede acabar con nosotros. Por eso hoy, para recordarles la grandeza de nuestra raza, me he tatuado dos alas de sangre azul sobre la espalda.




Evanescence - "My Immortal"

No hay comentarios :

Publicar un comentario