jueves, 14 de enero de 2016

Sexo débil


Se puso los guantes despacio, con gracia, sonriéndole pícaramente. Él, subestimando el despliegue de fuerzas del que es capaz una mujer entrenada para demostrar su valía, se rió a carcajadas. Ella, decidida a triunfar, dio el primer paso. Fue a su encuentro y, de un solo derechazo, lo dejó K.O.


Christina Rosenvinge - "1000 Pedazos"


http://www.cincuentapalabras.com/2015/12/sexo-debil.html


Escrito para cincuentapalabras.com