jueves, 18 de febrero de 2016

Mi don

Obra de Vee Speers

A mamá no le gustaba que usara mi don. Decía que era cosa de brujas y que tenía que portarme como una niña buena para que no se me llevara el demonio. Pero yo no tenía miedo porque, cuando me hablaba así, sabía que no era verdad.
No recuerdo cómo descubrí que podía verlo. Es un pequeño pájaro negro que se posa en la punta de la nariz de las personas que mienten.  Al principio no entendía por qué les ocurría ni por qué sólo yo me daba cuenta. Una noche, mientras mamá me leía “Las aventuras de Pinocho” antes de dormir, lo comprendí.
Desde entonces, cuando alguien decía algo que no era cierto, sentía un cosquilleo en la cabeza,  me concentraba y aparecía enseguida el pajarraco en su nariz.
Me da pena que mamá no tenga el don. Si fuera capaz de ver los pájaros negros, sabría que el portero miente cada vez que le dice cuánto siente que no haya pistas sobre mi paradero.



Lisa Hannigan - "Little bird"

7 comentarios :

  1. Me puso la piel de gallina, PATRICIA...por no decir piel de pájaro negro ;)

    MUY BUENO, te felicito.

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mariángeles! Ja, ja, a mí me dan repelús los gatos, como a tu Violeta...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Vaya con el portero y vaya relatazo. Ahí va un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo recibido y devuelto a través de las ondas... A ver si podemos ver tu entrevista por algún sitio, señor escritor.

      Eliminar
  3. Está contado con una extraña melancolía que te hace llorar. Me gusto.

    ResponderEliminar