jueves, 10 de marzo de 2016

El cuarto de la plancha



Mi abuela es una mujer de las de antes. De las que tenían lavadero en la galería, que fabricaban su propio jabón y que bordaban las sábanas con sus iniciales. De las que, cuando desaparecía su marido, aseguraban que estaba en viaje de negocios y de las que no derramaban ni una lágrima al contar que, un buen día, se le olvidó volver.
A pesar de su edad, sigue manteniendo el cuarto de la plancha, en el que no deja que entre nadie. Ella es la que ordena la ropa blanca, la que cambia los membrillos que perfuman los armarios y la que canta cuando airea esos huesos tan viejos que esconde en el fondo del baúl de las mantas.


Fréhel - "Si tu n'étais pas là"

8 comentarios :

  1. Sencillamente hermoso.

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo explicar lo que se siente al leerte.
    Es como probar y compartir un chocolate
    en una tarde fría de marzo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para mí sigue siendo mágico saber que hay alguien, ahí afuera, que lee mis tonterías.
      ¡Gracias, querido Lobo!

      Eliminar
  3. Esas mujeres sufridas y sabias de las que tanto tendríamos que aprender. Tú también vales mucho, por eso no te pierdo de vista, a ver si se me pega algo.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias y fuertes, que escondían sus penas para ser el puntal de su familia.
      Muchas gracias, Ángel. Sabes que bailo con cada uno de tus éxitos.
      Besicos.

      Eliminar
  4. Patricia me ha encantado este cuarto de la plancha de la abuela, esos huesos imagino de quien son.
    Gracias por escribir y compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, muchísimas gracias por tu apoyo. ¿Para cuándo un blog tuyo y de Pilar? Sería bonito que compartierais bitácora para leeros como os merecéis. Ahí lo dejo.
      Y ya me contarás algún día esas aventuras tuyas contra el cierzo.
      Un besote.

      Eliminar
    2. Hola Patricia, lo del blog lo estamos mirando, me has leído el pensamiento.
      Y lo del cierzo es que hasta los 12 años viví en Zaragoza, una de las épocas más felices de mi vida.Y de vez en cuando aún me pierdo por allí, me encanta esa ciudad.
      Besos
      Ah! en lo del blog acepto consejos de como y donde.

      Eliminar