viernes, 18 de marzo de 2016

Génesis



Todo comenzó con un picor entre los dedos. No le di importancia hasta que se formó la roncha morada. Pensé que era producto de un golpe y que iría desapareciendo, pero creció hasta alcanzar el tamaño de una canica. A través de la piel percibí un fluido estrellado y, al observarlo con una lupa, descubrí que un universo germinaba en la palma de mi mano. En su centro, un planeta azul, habitado por seres diminutos, se afanaba por levantar espléndidas ciudades que brillaban iluminadas por los astros.
El día que se desprendió ya sabía lo que tenía que hacer y, con una palmada, escapé silbando de la divinidad.




R.E.M. - "Losing my religion"

2 comentarios :

  1. Una vez más me declaro incondicional de sus relatos, me encanta!!

    ResponderEliminar