jueves, 19 de mayo de 2016

Luna

Luis González Palma - "La luna"


¿Puede el nombre de una persona determinar su destino? Me diréis que no… pero es que se llamaba Luna.
Su infancia fue un tormento, siempre dormida durante el día y despierta de noche, sin que nadie comprendiera que esa era su naturaleza.
Cuando tuvo edad para asistir a la escuela nocturna lo aprendió todo sobre las estrellas y los planetas. Ella misma se fabricó un telescopio y, mientras los demás dormían, pasaba las noches observando el universo.
Así aprendió a viajar por el espacio. Lo recorrió palmo a palmo y no quedó asteroide que no visitara. En uno de ellos encontró el mapa.
Pasó meses estudiándolo, trazando rutas, sopesando riesgos y planificando las etapas del viaje. Lo dejó todo escrito en un diario, el mismo que he leído centenares de veces, buscando un indicio que me permita llegar hasta ella.
Yo la espiaba por las noches. Desde mi ventana, muy quieto, la veía escrudiñar el cielo estrellado, pero, a veces, me descubría y me saludaba riendo. Nunca me atreví a decirle mi nombre y nunca supo que estábamos predestinados.
En cuanto desapareció, sus padres me entregaron su cuaderno. ¿Quién mejor que Sirio, el vecino matemático, para entender aquellas extrañas anotaciones? Registré la habitación, pero es inútil. Jamás la encontraré. No dejó el mapa.
 


Les Enfoires - "On demande pas la lune"

2 comentarios :

  1. ¡Me encantó!
    Recordé aquellas noches llenas de estrellas. Mi telescopio, ella y yo... 💫💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sigue vigilando el cielo! Puede que, cualquier noche, la encuentres...

      Eliminar