jueves, 2 de febrero de 2017

El viaje de las palabras

Nicholas Scarpinato - "The Keepers"


¿Dónde se esconden las palabras? Por mi trabajo he conocido a muchos que, aunque corrieron tras ellas, no supieron descifrar el mensaje oculto que las guía.
Aquel muchacho tímido era diferente. Pasaba horas en la biblioteca, con la nariz sumergida en tomos antiguos y un brillo en los ojos que me atrapó. Desde el mostrador le veía tomar notas, trazar mapas y consultar, a cada momento, el reloj.
Una mañana vino a despedirse. Había descubierto la ruta por la que el tiempo arrastra, segundo a segundo, las palabras que no se dejan escribir.
Le pedí que tuviera cuidado con las trampas del destino mientras le entregaba un paquete que tenía preparado para él y que nunca me había atrevido a confiarle: contenía un reloj de pulsera. Llevaba mi retrato, le expliqué, para que recordara a dónde debía volver. A mí solo me quedó de él su fantasma en una foto que, con el tiempo, se tiñó de sepia.
Y volvió, pero yo ya no estaba allí. Se sentó en su mesa de siempre, contempló el reloj y pidió ayuda al destino, que se plantó ante él poniéndole en bandeja la sonrisa de la nueva bibliotecaria, mi sobrina, al reconocer el reloj que tantas veces le había descrito.
Os dejo, un viajero está llamando a mi puerta. Viene a entregarme las palabras que robó al tiempo… todas, para mí.


Este relato fue mi aportación al concurso de la Biblioteca Nacional para escribir la historia que se encerraba en este spot


4 comentarios :

  1. Bello relato Patricia, una historia marcada por las palabras y por los libros.
    Me encanta tu frase final, ese reencuentro para entregarle las palabras perdidas en el tiempo, o como tu escribes robadas por él.
    ¿Qué haríamos sin las palabras? Nos sirven para tanto, para decir ,expresar, sentir e incluso para herir, ojalá estás últimas no hubiera que utilizarlas jamas.
    Me ha gustado mucho tu relato, enhorabuena.
    Te mando como siempre muchos besos con sabor a castañas asadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mi cargamento de nuevas palabras a estrenar te mando un abrazo en todos los idiomas conocidos y en los olvidados. Y muy fuerte, por cierto.
      Muchas gracias, Javier.

      Eliminar
  2. Pero que delicia leer este micro...Me encanta!!!

    ResponderEliminar