jueves, 16 de febrero de 2017

Esperando a la mujer de negro

 Fotografía de Lee Jeffries


Todas las noches abre la puerta, despacio, como pidiendo permiso. El lamento del óxido nos avisa de su llegada y nos asomamos a saludarla.
—¿Cómo está, señora? ¿Tuvo suerte hoy?
Lleva tanto tiempo viniendo que le hemos cogido cariño y nos gustaría ayudarla, pero no podemos. Dejamos que pasee, sin molestarla, hasta que se cansa. Entonces se sienta sobre alguna de las losas y llora.
No recuerda su nombre. Hace tanto tiempo que no lo escucha, que lo ha olvidado. Ella sólo quiere descansar, pero no sabe dónde. Cada noche recorre el cementerio, lee las inscripciones de las tumbas y no se reconoce en ninguna.
Resignada, al alba, se marcha. Vuelve a casa, toma asiento en su mecedora y espera. 



Amélie-Les-Crayons - "Voyager léger"

No hay comentarios :

Publicar un comentario