jueves, 10 de enero de 2019

I - Un lugar fuera del mapa


CALEIDOSCOPIO

I
Un lugar fuera del mapa 


Decidí que iría a explorar un lugar del que nadie me había hablado, una vieja casona con un nombre extraño para una vivienda, “El Caleidoscopio”.
Llegué y dudé ante la verja. A mi espalda todavía se escuchaba el rumor de la celebración del año nuevo en el pueblo cercano; frente a mí se alzaba la casa de mis pesadillas. No podía explicarme qué hacía allí, pero sabía que me quedaría y que no me iría sin respuestas.
Abrí el portón con la única llave sin etiquetar que colgaba del llavero del abuelo. Atravesé un jardín descuidado y me sobrecogió, a oscuras y en silencio, la visión completa de la casa. Mientras la estudiaba me sorprendió un silbido, tal vez un suspiro, lanzado por una chimenea. ¿Se trataba de un saludo o de una advertencia?
A un lado, a la luz de las estrellas, vi que algo brillaba dentro de un cenador de forja comido por la hiedra. Era un libro viejo, muy gastado. Lo abrí por una página cualquiera y leí la primera frase: «Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta». Lo cerré y sonreí. Cuánto había echado de menos al Profesor. Estaba segura de que ese ejemplar había sido mío, aunque no pudiera recordarlo.
Con el libro bajo el brazo, llegué al fin ante la puerta de la casa. Ninguna de mis llaves encajaba en la cerradura y lo único que se me ocurrió fue llamar con los nudillos. Lentamente, con un chirrido que apuñaló al silencio, la puerta se abrió, sin que nada ni nadie salieran a recibirme.
No tuve miedo, lo había dejado en el pozo del que acababa de salir. Había navegado demasiado tiempo a la deriva, bajo la niebla. ¿Por qué nadie me había hablado nunca de ese lugar? Si mis recuerdos se escondían allí, los encontraría.
Avancé y dejé que mi propia oscuridad se fundiera con la de la casa.


 Pedro Guerra - "Pasa"

6 comentarios :

  1. No hau que tener miedo a cruzar piertas, la oscuridad no está tras ellas, sino dentro de nosotros.
    Si hay una puerta por la que me gusta entrar a mí es por la de la Esperanza.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué esconde la oscuridad? Tal vez la luz que se fugó un buen día.
      Gracias por tus ánimos y crucemos juntos todas las puertas.
      Abracicos, Ángel.

      Eliminar
  2. Precioso relato, Patricia. A menudo buscamos los secretos tras las puertas. Pero el mejor guardado es descubrir quienes somos. Conocernos es la razón de la vida. Abrazos fuertes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad, Carmen. Hay que avanzar sin miedo a lo que tenga que venir.
      Gracias por pasarte por el Caleidoscopio.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Merecido...http://muchoqueleer.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Al comentar aceptas la Política de Privacidad de este blog (consúltala en la pestaña superior Aviso Legal y Política de Privacidad), que incluye la de Google. La Puerta de la Esperanza no almacenará tus datos para ningún fin. Estoy esperando que Google incluya en Blogger una casilla de verificación para que indiques que eres conocedor de estos términos y que estás de acuerdo con ellos al comentar.